Una estación detenida en el tiempo

7 08 2010

¿Viajáis habitualmente en metro o en tren? ¿Habéis visto alguna vez estaciones “fantasma” en vuestros trayectos?

Es sorprendente la cantidad de lugares que por diversos motivos, acaban abandonados y, en el mejor de los casos, perfectamente congelados en su tiempo. Si bien en un post anterior se encontraban con un tesoro espirituoso de gran valor, hace unos años de la que iba en el metro de Madrid me crucé con una estación que solo se veía si ibas en metro, la estación de Chamberí.

Diseñada por el arquitecto Antonio Palacios e inaugurada el 17 de octubre de 1919 por el entonces rey Alfonso XIII, era una de las ocho estaciones que conformaban originariamente la primera red de ferrocarril metropolitano de la capital española, la cual constaba de coches de tres clases y con tarifas diferentes. Este arquitecto logró atenuar la posible reticencia del público a utilizar el transporte subterráneo, mediante el empleo de acabados brillantes, coloristas y luminosos en los espacios en contacto con los viajeros, como vestíbulos, túneles de paso y andenes, utilizando masivamente paños de azulejos y otras piezas cerámicas de color blanco y azul cobalto. Con un diseño que responde a los criterios de funcionalidad, sencillez y economía, muchas de las estaciones del metro se convirtieron durante la Guerra Civil, en almacenes e improvisados refugios para los ciudadanos durante los bombardeos aéreos.

En la década de los 60, debido al incremento del tráfico de viajeros, se decidió alargar las estaciones de la línea 1 para poder poner en servicio nuevos trenes de mayor capacidad, de hasta seis coches. Ante la imposibilidad técnica de ampliar la estación de Chamberí, por su situación en curva y su proximidad a las de BilbaoIglesia, el Ministerio de Obras Públicas decidió cerrarla el 21 de mayo de 1966.

La estación permaneció inutilizada, tapiada en el exterior y abandonada durante más de cuarenta años, reduciendo los trenes su velocidad cuando atravesaban sus instalaciones a las que se recortaron los andenes para facilitar la circulación. El hecho de que los accesos exteriores se hubiesen tapiado permitió la conservación de muchos de los objetos cotidianos de la época, como carteles publicitarios, tornos, y hasta billetes en las papeleras. No obstante, la estación acabó por ser vandalizada.

No es hasta el 31 de agosto de 2006 cuando se inician las obras de restauración de las instalaciones, con vistas a convertirlas en museo. Finalmente, el 25 de marzo de 2008 tuvo lugar su inauguración y reapertura al público como Andén Cero. Un sitio más al que, ¿porqué no? echarle un vistazo😉 (y con entrada gratuita :D)


Información extraída de:
http://es.wikipedia.org/wiki/Estación_de_Chamberí
Imágenes: click en ellas para ir a su fuente

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: