¡Pizza! ¡Pizza!

6 06 2009

Mmmmmmm solo la palabra ya me hace salivar al estilo Homer Simpson, y es que la pizza… ¡qué gran invento oye! Parece ser que la pizza surgió hace aproximadamente tres mil años como el primer pan sin levadura consumido por los humanos. Consistía en unos pequeños bollos planos preparados sobre piedras abrasivas que muchas civilizaciones que vivían en las áreas mediterráneas, como los Egipcios, los Griegos y los Romanos, estaban acostumbrados a comer. Estaban elaborados a partir de granos de cebada, agua y diferentes sazonadores, y precisamente, el término “pizza ”  remite a ese pan aplastado. Proviene  del la palabra latina “pinsa” , que es el participio pasado del verbo latín “pinsere” que significa “aplastar”. Pero esa maravillosa masa redonda necesitó de la ayuda de las especias para desparramarse al mundo, y los Napolitanos que fueron en ese proceso fundamentales, agregaron el tomate y  la mozzarella, creando las bases de la pizza que conocemos hoy en día.

La pizza era uno de los platos favoritos en la cocina Napolitana entre los siglos XVII y XIX. El hábito de comer pizzas se contagió en casas y calles, surgiendo los lugares especializados en la elaboración de pizza: las pizzerías. Durante el siglo XVII, las pizzas eran horneadas en hornos de ladrillo o piedras volcánicas y vendidas en las calles de Nápoles por jóvenes que llevaban pizzas en sus cabezas, en una “stufa”  (una estufa de hojalata que mantenía las pizzas calientes). Durante el día, los jóvenes caminaban por las calles de Nápoles vendiendo pizzas horneadas con diferentes sazonadores e ingredientes a quienes encontraban por su camino y gritando al mismo tiempo para atraer la atención de más gente.

La primera pizzería “moderna” fue “Pietro e basta Cosi”, en 1780 en Nápoles, por Pietro Colicchio ¡y aún existe! pero renombrada como “Antigua Pizzería Brandi”. Como Pietro Colicchio no tenía hijos, la gestión de la pizzería pasó a manos de Enrico Brandi. En 1889, Raffaele Esposito (el esposo de la hija de Enrico Brandi), considerado entonces el mejor pizzaiolo del momento, fue invitado al Palacio Real de Capodimonte (en Nápoles) para hornear pizzas para el Rey de Italia Umberto I de Savoia, y su esposa, la Reina Margarita.

Raffaele Esposito horneó tres diferentes pizzas: pizza Mastunicola (queso, albahaca y manteca de cerdo), pizza Marinara (tomate, ajo y orégano) y pizza Pomodoro & Mozzarella (tomate, queso y albahaca), la cual recuerda con su color la bandera de Italia. La Reina disfrutó tanto del sabor de las pizzas, que agradeció al pizzero por escrito. Raffaele Espostio, conmovido por la carta agradeció a la Reina denominando con su nombre “Margarita” a la pizza Pomodoro & Mozzarella. Aquella carta, aun hoy es conservada por la Antigua Pizzería Brandi.

Extraído de:
http://www.elgranchef.com/2007/04/03/origen-de-la-pizza/
Anuncios

Acciones

Information

2 responses

6 06 2009
Drë

¡¡Éste sí que es un gran invento!! 😀

Todo, todo tiene historia…

PD.: En cuanto leí el título, pensé en tu dibujo… jajaja.

8 06 2009
Alysu

No había caído en lo del dibujo xDDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: