Ciudades bajo tierra

20 02 2010

Nueva York, Tokyo, El Cairo, Jerusalén, Etiopía, Londres, Moscú… cientos de ciudades ocultan bajo sus suelos auténticos mundos que solo unos pocos han tenido y tienen permiso para recorrer sus entrañas. Desde  tecnológicamente avanzados superbúnkeres hasta líneas de tren ultrasecretas bajo uno de los hoteles más lujosos de Nueva York. El Canal Historia está realizando una serie de documentales sobre los secretos mejor guardados bajo tierra. Os dejo a continuación una serie de links para que a partir de ellos podáis seguir los documentales, asi pues solo me queda desearos… ¡buen viaje ;)!

Para visualizar más ciudades, clickar en este canal de YouTube: http://www.youtube.com/profile?user=TheMegamixx#g/u

TOKYO

NUEVA YORK

ESTAMBUL

MOSCÚ






Rap en NY

9 06 2008

El metro de Nueva York es todo un mundo y sus estaciones… ¡todo un escaparate! Cuando parábamos en estaciones grandes nos encontramos con artistas de toda índole. Aquí os pongo un vídeo de unos chicos bailando rap. ¡Todo unos cracks ;)!

PD: La cam no era muy buena con el sonido… tenéis que darle volumen :s





Viaje a NY: Día 9

7 06 2008

¡Último día!

Nuestro vuelo salía sobre las 7 de la tarde, así que teníamos toda la mañana para en modo express dividirnos y rematar nuestras comprar o visitas. Yo me fui junto con otros dos compañeros a ver la famosa tienda de juguetes que hay en la 5ª Avenida y… ¡vaya tienda! Todo animal que se te pueda ocurrir estaba allí, desde microbios hasta dragones enormes, un piano gigante que tocabas en el suelo por el módico precio de 150.000 dólares, figuras de Harry Potter, Darth Vader, Bob Esponja hechas con Lego… ¡todo un paraíso!

Después atacamos algunos centros comerciales en busca de los último regalos y ya, una vez rellenos nuestros estómagos, nos dirigimos al metro para irnos al aeropuerto. El metro te deja justo en una estación en la que debes coger un aerotren por 5 dólares que rodea las 7 terminales del JFK, es la manera más barata de viajar y no es nada complicada, además… ya no había mucho presupuesto ¡jajaja!

La vuelta os la podéis imaginar, todos literalmente muertos. Algo que me llamó la atención es que el vuelo de ida fue de 8 horas aproximadamente y el de vuelta de 7… será por las corrientes de aire pero… ¡se hizo muy corto! Y así terminó nuestro viaje en Nueva York, un viaje que os recomiendo y que permite, si queréis, gastar poco… aunque para una vez que se va, ¡mejor ir a quemarropa ;)!





Viaje a NY: Día 8

3 06 2008

¡Día libre!

Nos dividimos en grupos de tres, pero las prisas nos hizo olvidar quedar en algún lugar para comer, así que el día completo nos lo pasamos divididos. Mi grupo: Fran, Mavi y yo, nos fuimos a ver el Metropolitan Museum que está a un lado de Central Park. Desgraciadamente, el metro no es que lo atraviese, así que tuvimos que subir hasta el  archiconocido Bronx y de ahí coger otro metro para bajar. Como era la primera parada en lo que es el barrio, no pasaba nada; el metro newyorkino no es que brille por sus estructuras, a mi me recordaba al metro de la película de Ghost (no han cambiado), están viejos y las estaciones dan bastante miedo, pero la del Bronx se llevaba la palma. Estuvimos esperando unos 10 minutos hasta que muy amablemente una señora se nos acercó y nos dijo que había problemas y debíamos cambiar de planta para coger otro metro, así que así hicimos (imaginaros nuestra pinta de turistas pringuis xDDD).

Cuando llegamos a la puerta del museo me impactó, tiene una fachada impresionante y ¡es enorme!. No hace falta pagar, pero como vimos haciendo cola a todo el mundo contribuimos a la causa con 10 dólares (ya con descuento de la tarjeta de estudiante internacional). Hay varios habitáculos, está Roma, Grecia, África, Egipto y Japón. ¡A cual más bonito! Eso sí, allí dentro es para echarle tiempo y paciencia (no había ninguna momia u.u). Estaban exposiciones de la talla de Kara Walker, Van Gogh, Andy Warhol, Dalí… todo un popurrí que lo hacía muy ameno, eso sí, me riñeron bastantes veces por llevar la mochila hacia atrás en lugar de hacia adelante por si golpeaba con algo (había demasiado espacio pero bueno…)

Después nos acercamos hasta Times Square a un McDonalds que estaba en Broadway a comer, ya que estábamos en EEUU habría que probarlo… aunque siempre es igual y más caro que en España (un menú pasaban los 7 dólares), ¡la decoración era impresionante! Tenian proyectores en las pareces, luces por todos los lados, un chico estaba allí con un amplificador tocando la guitarra eléctrica… ¡estaba genial! Luego nos fuimos a la Biblioteca de Nueva York a investigar un poco, era como en las películas, antigua con escaleras de madera… ¡era preciosa! había una sección para Asía dónde vi libros para aprender japonés y demás, luego otra de mapamundis antiquísimos, en dónde encontré uno de Oviedo del s. XVII!!! Tenían de todo la verdad… Después nos dispusimos a investigar una zona famosa por sus tiendas alternativas y una cervecería muy muy antigua (de 1854): Mc Sorley’s y a la zona de east village de nueva york. Sólo había una hilera de tiendas nada baratas igualitas a los chiringuitos que ponen en España (por un palestino te pedían 12 dólares cuando aquí los compro por 3 euros y de mejor calidad). Sinceramente, no gustó mucho.

Después nos fuimos a la cervecería a recuperar fuerzas y… ¡era como estar en el oeste! todo de madera antiguo, con su estufa de hierro en el centro con carbón, sus mesas gastadas… El camarero iba vestido con bata blanca muy acorde con la cervecería, le pedimos la cerveza que elaboraban y él respondiendo en inglés americano “cerveza negra” y nosotros la que hacéis, y él, cerveza negra, jajajajaja lo malo de los idiomas… asi que cuando vemos al hombrecillo traer 6 jarras de cerveza nos quedamos un poco ¡O.O! Nos pidió la cuenta en el momento y no me acuerdo exactamente, pero había sido poco para 6 jarras (creo que unos 10 dólares).  Y e ahí la cosa, la cerveza como decimos en mi pueblo, era “aguachirri” vamos, que era muy muy suave, como agua manchada ¡jajajaja! (yo que soy de cervezas fuertes…). Ahora, cuando me fui al baño (allí en Nueva York los llaman restrooms) sólo me encontré con una puertecilla estilo oeste que se abre de par en par, entonces pensé que pa’ un lado estaría la puerta de las mujeres y para el otro la de los hombres hombres… pues no, me choqué de frente con 4 hombres allí dentro “desliquidando” y yo en la puerta parada, así que lo único que se me ocurrió fue decir: “woman’s???? a lo que un hombre muy amablemente me indicó hacia un lado escondido fuera, vamos… ¡que como para encontrarlo!

Después nos volvimos para el hostal ya por la noche para ir a cenar y en busca de nuestros compañeros  (teníamos las dos llaves nosotros, así que ellos literalmente estaban en la calle :P). Y lo que es coincidencia… ¡llegamos a la vez! Ellos habían ido al Museo de Arte Moderno (MOMA), a la tienda de juguetes más grande, a la biblioteca… casi nos encontramos ;). Al día siguiente…





Viaje a NY: Día 7

13 05 2008

¡Hacia el puente de Brooklyn, Wall Street y… el Empire State!

Y al metro de nuevo claro ¡jajaja! Como todas las mañanas, pasamos la tarjeta metrocard que compramos el primer día en la estación al estilo tarjeta de crédito (algunos les costó pasarla a la 1ª hasta el último día jajaja). ¡Está genial! hay varias modalidades, el viaje simple cuesta 2 dólares pero puedes comprar por 7 dólares la tarjeta para viajes ilimitados en un mismo día, por 24 dólares viajes ilimitados durante 7 días y por 76 dólares para un mes. La nuestra era la de 24 dólares que nos sirvió justo hasta el último día (sirve para el autobús también).

Cruzamos por debajo del río en metro y nos dispusimos a pasar el puente caminando tranquilamente y acercándonos a la zona financiera de Manhattan. En el paseo nos atiborramos a fotos y sobre todo, se recuerdan un montón de películas mientras vas por él. ¡Es IMPRESIONANTE! me encantó ^_^. Luego por un dólar con 50 compramos un perrito caliente con todo lo que podía echar el hombrecillo encima. Llevaba cebolla muy picada, una especie de salsa de tomate que se parecía al pisto y mostaza, eso sí, los perritos me los imaginaba mejores pero son el pan de siempre frío y las salchichas simples cocidas en agua.

Caminando nos acercamos a Wall Street en busca del famoso edificio aunque en verdad es pequeñita la calle. Está cortada al tráfico y es bastante chula pero nos liamos en saber cual era el edificio principal porque había tres más o menos que daban el pego :S, no problemo, estaba insertado a lo largo de la calle. Después fuimos en busca del famoso toro que a más de uno le salía en sus libros de economía de Bachiller, nos tiramos foto algunos agarrando lo que le colgaba y nos dirigimos a comer.

Nos fuimos en metro y después caminando hacia el Empire aunque también de paso hicimos algunas compras ;). Cuando estaba empezando a anochecer atacamos el Empire State para ver la isla anocheciendo. Entras dentro y ya hay los típicos barrotes para que vayas haciendo cola. Una vez llegas a las taquillar pagas 19 dólares por adulto (para mi una estafa vamos) y, tras dejar a un lado una especie tienda del Empire te montan en uno de los varios ascensores que hay automáticos. De ahí cambias a otro ascensor y subes hasta casi el último piso el 86 (tiene 102). De ahí sales directo a una antesala y… ¡al mirador! Era igualito al de la Torre Eiffel, con alambradas altas y los famosos telescopios para observar como en las pelis ^_^. Las vistas son increíbles, ves todos los edificios de su alrededor pequeñitos, la isla con la estatua de la Libertad, Nueva Jersey, el edificio Chrysler… aunque tuvimos un pequeño problema: ¡mucho aire y frioooo! Había un lateral del edificio dónde daba más aire que no había alma humana, pasamos corriendo ¡jajajaja! y ya… a cenar y a salir un ratillo por allí cerca de nuestro hostal a celebrar el cumple de una de las integrantes, Mavi ^_^. Nos pedimos cocktails en un pub que por cierto, no eran nada caros costaban 6 dólares la copa pero eso sí, la cerveza ¡eran 8 dólares! Estuvo genial ;)… y al día siguiente…





Viaje a NY: Día 6

10 05 2008

¡A la Estatua de la Libertad!

Cogimos la línea 1 del metro para irnos a la otra punta de Nueva York, a South Ferry y allí desayunar en un carrito callejero mientras y con mala suerte, nos empezó a llover. Ahí está un monumento con muros de hormigón que contiene los nombres de los marineros fallecidos en guerra (databa de 1945 según la inscripción, supongo que serían de la II GM). La gente va allí con papel y lápiz, busca el nombre de su antepasado y lo calca con el lápiz en el papel, está genial ^_^. Luego nos dirigimos a comprar las entradas para la Estatua de la Libertad a un recinto que parecía una plaza de toros más ilusionados que nada con nuestra tarjeta de estudiante internacional que no nos sirvió para nada de nada en toda nuestra estancia u.u. La entrada básica incluye el Ferry que visita primero la isla de la Estatua de la Libertad y depués la Ellis Island para retornar de nuevo al puerto de Nueva York. Cuesta sin acceso al monumento para un adulto 12 dólares (el acceso al monumento es solo a la base de la estatua dónde hay un museo, desde el 11S no permiten subir a ella :S).

Una vez pasado los controles de revolver tu mochila, hacerte quitar hasta los calentadores de las manos y todas tus capas cebolla, entramos corriendo al ferry que estaba esperando a llenarse. Salí un poquito a la parte trasera para asomar la cabeza para ver la Estatua mientras nos acercábamos y tirar fotos sin que saliera el reflejo de los cristales pero me quedé en estado de congelación si aún podía más ¡jajajaja!

El ferry pasa rodeando la isla por delate para dejarte desembarcar por su parte trasera. Claro, de tanto ver la Estatua en las películas tu te la imaginas enorme o algo por el estilo pero me impactó que fuera bastante pequeña, lo que más ocupaba era el pedestal :S. Y ahí si que mis dedos pasaron a estado de congelación con la cámara en ellos jajaja (no sabía dónde había metido los guantes :S). La isla es chiquitita, pero me gustó el paisaje, aunque nublado… además algo que me llamó la atención es que en la isla había un montón de patos por allí. Una vez tirada las fotos nos fuimos para el muelle a esperar el ferry que nos llevara a Ellis Island, que estaba justo alado. Esa isla daba la sensación de ser Alcatraz, con su edificio bastante dañado. Una vez dentro impresionaba, era como trasladarte a la época del Titanic, con sus cuartos para inspección médica de azulejo exagonal pequeño blanco, etc… un ambiente muy tétrico. Además había un pantalla enorme dónde ponías tu procedencia y te decía cuántos americanos tenían tu misma procedencia. También, había un buscador de antepasados por tus apellidos (no había ningún Fernádez Suárez jajajaja).

Después, cuando volvimos para el puerto nos fuimos caminando hacia el World Trade Center que estaba bastante cerca y comimos allí alado. No pudimos ver nada porque estaba vallado el hueco y en construcción de por lo visto cuatro nuevas torres bastante impresionantes, solo queda una oficina turística que guarda algunos hierros y con un precio desorbitado para entrar. Cuando estaba allí rodeada de aquellos impresionantes rascacielos, y sabiendo que las torres eran muchísimo más grandes me dió la impresión de que el 11 S tuvo que ser terrible, esos mastodontes derrumbándose tuvo que ser horrible… como cambia de verlo en directo a verlo por televisión :s…

Peeeeeeeero, lo bueno es que allí hay un centro comercial muy conocido, el Century 21. Es un centro comercial de varias plantas muy liadas por cierto, que vende a precios de saldo ropa de marca y restos de temporada. Así que allí perdimos la tarde noche consumiendo compulsivamente :P. ¡Es visita obligada ;)! Eso sí, no hay probadores así que más o menos tienes que calcular por encima, además está todo muy apelotonado y tirado, vamos… no apto para todos aquellos que se agobien de compras y no tengan paciencia ;).






Viaje a NY: Día 5

6 05 2008

No os había contado antes de que el único radiador de la habitación estilo años 40 se había autoimpuesto una huelga al segundo día, así que si la noche anterior le dió por ofrecernos toda una ópera nocturna se quedó ronco al día siguiente. Nos fuimos a hablar con los recepcionistas que después de protestar acabaron por darnos su radiador portátil que acaparamos todos los días de nuestra estancia por allí ^_^. La habitación era en un primer piso (menos mal, esperar al ascensor te hacía sacar a relucir canas :S…) y daba a la esquina, así que contábamos con tres ventanales con cortinas estilo oficina detective que a veces les daba por obedecernos ¡jajajaja! según lo pinto parece terrible pero bueno, es normal cuando has pagado 140 dólares por 8 noches ¿no?

¡Volvamos al martes ^_^! Como siempre, nos levantámos prontito para aprovechar el día y planeamos según traía la guía en irnos a ver un programa de televisión en la NBC. ¡Os lo recomiendo! tenéis que poneros antes de las 9 de la mañana en la puerta de la NBC que están en el bajo del rascacielos del Rockefeller Center, una vez allí haces cola y a las 9 en punto apareció una chica y nos gritó (estilo bolsa newyorquina) que tenía entradas para el Show de Conan O’Brien, así que nos repartió unas tarjetas y nos dijo que a las 4 de la tarde estubiéramos allí. Como la noche anterior no habíamos podido revolver bien Times Square, nos acercamos en pleno día para verlo bien bien y madre mía… sería de día ¡pero eso seguía impresionando! Nos encontramos con el famoso cowboy en paños menores que toca la guitarra en el cruce, cosa que admiro porque con el frío que hacía el hombrecillo tenía que estar pasándolo muy bien, ¡eso si! si querías sacarte una foto con él tenias que pagar 2 dólares, ¡todo un negocio montado :P! Atacamos las tiendas para comprar algún que otro regalo, lo que más me llamó la atención eran los precios de las tiendas surferas (camisetas a 18 dólares…) y también los Levi’s, ¡alucinante! por 45 dólares tenías el color nuevo del 501, eso sí, allí la mayoría, aunque fueran vestidos bastante formales, iban con el 501 y en los pies o Nikes o Timberland. Fue algo que me llamó la atención… nos fuimos a comer al Hard Rock Café (¡que hamburguesas más buenas allí!). ¡Otro dato! los camareros suelen ser muy simpáticos e incluso el del Hard Rock nos firmó y dedicó el ticket, eso sí… estás obligado a dar entre el 10% y el 15% de propina cosa que veo un auténtico coñazo y el agua de grifo es gratis como en Francia ¡jajaja! la vida del estudiante aflora en estos temas ;).

A las 4 nos dirigimos a la NBC de nuevo y tras cambiarnos las tarjetas por pulseras y pasar controles de seguridad como en el aeropuerto entramos en el Show, y cual fue nuestra sorpresa que el letrero de “applause” ¡existe! aunque no me enteré de NADA ¡jajaja!, incluso apareció allí un famoso rapero y… ni idea vamos :S pero bueno, al menos me reía con los vídeos (el que no se consuela…).

Y ya así nos adaptamos al horario de levantarnos pronto y acostarnos más o menos pronto (llegábamos reventados…), así que nos fuimos a cenar algo que os recomiendo y es muy barato trozos de pizza (son ENORMES). Suelen costar de 2,50 a 5 dólares cada trozo dependiendo de los ingredientes pero vamos… cunden bastante y es una alternativa barata ^_^. Ya por fin, al día siguiente nos iríamos a ¡la Estatua de la Libertad!






Viaje a NY: Día 4

20 04 2008

Nos fuimos a desayunar a los carritos que hay por la calle que están genial, por sólo 1,50 dólares podías pedirte tu café para llevar y tu bagel que podía ser de queso (de untar estilo Philadelphia), de queso americano (era como de sandwich) o de mantequilla, también había dulces o muffins y el precio apenas variaba. Es una manera económica de empezar el día ^_^. Estos carritos se encuentran con bastante frecuencia, como los de los hot dog’s y los de cacahuetes, aunque también los había de costillas y frutas en menor medida. Decidimos ir al Rockefeller Center dónde está la pista de patinaje tan famosa que sale en las películas de navidad, y menuda sorpresa… ¡es enana! Pero había una pareja de abuelos “bailando” sobre el hielo que sinceramente, daba gusto ver. Ahí nos encontramos con los famosos policías a caballo y nos dimos una vuelta por los alrededores.

Después de comer nos estuvimos dando unas vueltas por las calles hasta que anocheciendo, nos fuimos a ver lo que más me ha impactado de Nueva York: Times Square. ¡IMPRESIONANTE! Todo ese bombardeo de luces, anuncios, carteles, las calles están vestidas de arriba a abajo de carteles luminosos, incluso las bocas de metro están estilo Broadway ya que a un lateral de la plaza está Broadway con sus musicales y teatros. Ahí es dónde vimos que se estrenaba el musical de La Sirenita, una de mis películas preferidas de Disney para mi y otros del grupo (otros los pobres fueron arrastrados jajaja). Así que nos informamos de los precios para irnos el día del estreno al teatro, al día siguiente fuimos a comprarlas, al final entrada en el gallinero nos costó 50 dólares jajaja, no había descuento para estudiantes ¡:P!

Un cosa que me llamó la atención y no sabía antes es que no es sólo una torre con carteles luminosos tan famosos como el de Coca-cola, sino que son dos una enfrente a la otra de la plaza. Pero lo que me encantó fue el templo que hay dedicado a los M&M’s, tenían una pantalla gigante en su fachada con cortos de los muñequitos M&M’s llamándote o haciendo de King Kong ^_^. ¡Es todo un espectáculo digno de ver!





Viaje a NY: Día 3

19 04 2008

¡Un domingo en Central Park ^_^!

Aún viendo películas, nunca me había imaginado que el famoso parque fuera tan tan grande, en serio… nos tiramos unas cuantas horas para atravesarlo completamente nevado y con sus lagos helados. Es el mejor día para disfrutarlo tranquilamente ya que se cierra el parque al tráfico. Imaginaros… un montón de gente haciendo footing, patinando, “paseadores” de perros como en las pelis, en bicicleta, las familias tirándose en trineos por las pendientes… ¡Es impresionante!

Nos subimos a un montón de columpios unos cuantos del grupo en hilera para recordar viejos tiempos y nos salimos un ratito para comer y ordenar nuestras ideas de posibles visitas para gestionar bien el tiempo… Nada, ¡que somos un desastre! Mientras íbamos por dentro del parque dos queríamos ir a visitar el famoso y “maldito” edificio Dakota pero al final ganó por votación ir a la fuente de Friends y el zoológico que descubrimos por la guía que había al final del parque. De camino observamos una de las tantas pistas de patinaje sobre hielo que hay en Nueva York pero no nos atrevimos a entrar ya que estaba a rebosar de gente patinando en armonía y nosotros… seguro que haríamos una catástrofe ahí dentro ¡jajaja! A la mitad de camino nos encontramos con un observatorio desde el que podías observar los enormes lagos semihelados sobre los que se posaban una hilera de rascacielos, además, al ir paseando e ir acercándonos a la 5ª Avenida se iba notando como el suelo se iba transformando (en unas láminas que vi luego en puestos callejeros el puente y el suelo con la fuente estaban igual que a principios del s.XX) y llamaba la atención que lo único que había diferente era la moda de los viandantes.

Cuando llegamos al zoo ya estaba cerrando, así que nos fuimos a pasear por el principio del parque dónde están los mejores hoteles con sus limusinas, botones, etc… a mi gusto demasiado ostentoso. Y pues… ya cansados de todo el día nos volvimos para el hostal para reponer fuerzas para el día siguiente.






Viaje a NY: Día 2

13 03 2008

Al segundo día y tras intentar hacer cola para entrar en las duchas de los baños jajaja, todos los del pasillo estábamos al acecho… nos adentramos en Harlem para ir a ver una misa Gospel, pero antes nos pegamos un señor desayuno en la cafetería que teníamos cerca del hostal con tortitas, macedonia, zumo de naranja y café por unos 10 dólares cada uno propina y servicios inclusive (horrible por cierto el café americano :S… está muy aguado y la leche, al igual que en otros países del norte de Europa, viene envasada en minitarrinas).

Tras varias preguntas y atravesar un parque completamente helado “patinado” conseguimos llegar a la iglesia dónde, aún la fachada andamiada, nos recibieron vestidos de traje y nos indicaron a dónde ir. Subimos unas escaleras y nos ubicamos como en un palco ya que su interior simulaba perfectamente, si antes no lo había sido, un escenario de teatro. Por lo que he leído, normalmente separan a los que son los feligreses de los “curiosos” y así parecía ser, aunque estábamos mezclados todos. Eso si, la comunidad de color iba de punta en blanco más de uno y muy amablemente, cuando había que dar la mano nos la ofrecieron y compartían su entusiasmo y alegría con todos. Si hay una palabra que define la sensación de ese momento es: INCREÍBLE. La gente levantada tocando las palmas, cantando y moviéndose al ritmo; el orador, carismático aún sin entenderle, movía completamente a las masas… sus tonos de voz se elevaban y apagaban según su discurso, oyendo a la gente llorar, viéndoles asentir… en serio, son capaces de transmitirte toda esa fuerza y sentimiento. En el escenario estaba un pequeño coro, una miniorquesta con órgano, batería, etc… A la entrada, a todos nos dieron un sobre en el que podías aportar el dinero que deseases para la iglesia o el fin que tú eligieras, yo aporté para la iglesia ya que estaba bastante dañada.

Y por la tarde… compras y compras atacando la 5ª Avenida con sus lujosos escaparates, Nike Store en dónde las zapatillas deportivas se desplazan por unos tubos, NBA Store, La tienda Apple dónde me metía a mirar mi correo y enviar alguno ^_^, y un puesto callejero que vendía guiones originales que nos llamó la atención (estaban a 20 dólares las películas y a 15 las series).




 








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: